MENU CLOSE

Borja Vargas

Escribir
es vivir.

Relatos

Dos niñas muertas

Todo iba bien hasta que se le escapó entre los dedos el vómito sobre el papel en el que dibujaba, sobre un retrato por terminar del gato enfermo que había recogido esa mañana y que seguía escondido en su mochila amarilla. La profesora enganchó a Yao con fuerza, la empujó hasta el aseo y allí,…