MENU CLOSE
Los adultos sueñan

Los adultos sueñan

Los adultos sueñan. Tienen sueños, cuando duermen. Siguen soñando aunque son mayores, no pueden renegar por completo de una parte de fantasía en su vida. Dentro de ellos está el sinsentido de las imágenes oníricas y se ven obligados a experimentarlo cada noche.

Por ejemplo, los adultos sueñan con cucarachas, en ejércitos, lado a lado con ratas, pasando por encima de la cabeza del soñador, tocándola a través de un cristal de plástico, hay un ruido que debe de ser una neurona electrificada pero que el cerebro interpreta como ruido de patas de insectos, también hay metal que brilla y está frío y duro, como los élitros, y hay mucho barro y llueve y ahora no llueve y ahora es un desierto pero está todo encharcado y los bichos ya no pueden andar más y el corazón del soñador se acelera y se DESPIERTA.

Por ejemplo, los adultos sueñan que corren y no paran de correr pero no llegan. Los niños creo que sueñan poco esto. Los adolescentes bastante.

Por ejemplo, en los sueños de los adultos hay gente con ropa extravagante, que después se la quita para dar placer al soñador. Aunque soñó con esa persona por la ropa que llevaba, que se la quite no es anticlimático.

Los adultos sueñan con personas, no con gente. En la vigilia son personas que tienen nombre y apellidos, en los sueños también pero sus enunciaciones cambian en cada fase, o capítulo. Conservan rasgos de las personas reales a las que evocan, aunque a veces la única característica reconocible es ese nombre, aunque se altere y baile. Este puede resonar de fondo durante el sueño, sin hacerse explícito, como un mensaje en el aire, en las paredes, en las articulaciones, en las carreras, en los líquidos de los sueños, un mensaje en las voces que hablan dentro del sueño. Mensajes que solo entiende el soñador y dicen: este es mi nombre (no dicen eso, sino que dicen simplemente el nombre pero, como cada nombre es diferente, no puedo ponerlo en un ejemplo genérico como este).

Los adultos cuentan sus sueños, pero mucho menos que los niños. No disfrutan demasiado haciéndolo y son más proclives a contar, si acaso, las pesadillas. Tienen muchos otros temas de los que hablar. Los niños no, por eso dedican tanto tiempo a contar lo que han soñado. Y si no se acuerdan, se lo inventan, sin dejar de presentarlo como un sueño real (nada de todo esto es paradójico).

En todas las escuelas hay un niño muy pesado que pasa horas hablando de sus sueños, no se da cuenta de que los demás saben que está mintiendo. Pero no le interrumpen, le dejan hablar por respeto a la referencia a ese mundo que entienden aún menos que el que habitan despiertos, pero con el que sienten cierta afinidad. Dejan hablar al soñador porque, al fin y al cabo, nunca pueden estar del todo seguros de que no soñó eso. Alguna parte seguro que sí se mostró en su interior anoche.

En todas las oficinas de cierto tamaño hay un adulto que cuenta sueños ajenos. Habla de cómo hacerse rico, de cómo ser feliz, de cómo superar una pérdida o una ruptura, de la verdad y las diosas, del amor, el sexo y la química. Habla de héroes y heroínas. El adulto sabe que no son sus sueños, pero los presenta como suyos. Sabe que alguien ha soñado eso de verdad, aunque no sabe que eso no es verdad.

Los adultos no intentan interpretar sus sueños. Si sois adultos, no lo intentéis. Los sueños contienen imágenes y situaciones de las horas previas, también alguna preocupación o alegría. También algo de hace años, o de toda la vida, que recuerdas despierto, te des cuenta o no. Puede que sea algo que estés recordando durante toda tu vida y vuelva una y otra vez, despierto o dormido, o despierto y dormido. También los sueños de los adultos se nutren de esto para generar su contenido.

Puede que te duermas un poco justo antes de morir y tengas un sueño. Pero ya no lo recordarás al despertar porque no vas a despertar cuando estés muerto. Tampoco se recuerdan la mayoría de sueños cuando estamos vivos.

Otros textos que te pueden gustar:

Share your thoughts

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.